Cuando una persona ve cualquiera de mis obras, la reacción que producen se puede resumir casi siempre en las mismas preguntas: ¿Qué significa? ¿Qué quieres decir? ¿Qué es? ¿Qué representa?
Home » Asi lo veo

Asi lo veo

Me gustaría que fuera mi propio trabajo el que contestara éstas cuestiones ya que me resulta bastante embarazoso el responderlas, pero por la experiencia me he dado cuenta de que esa pretensión es demasiado ambiciosa, por ello intentaré hacerlo por escrito.

Básicamente entiendo mi trabajo Artístico como una forma de expresión personal y única. Así como hay gente que compone canciones, escriben libros, poesía, otros dirigen películas, otros diseñan y construyen edificios, yo siento la necesidad de expresarme a través de mis cuadros.
La mayoría de la gente se preguntará: ¿expresión de qué?
Para mi la respuesta es bien sencilla: de ti mismo.
Mi teoría al respecto es la siguiente:

Creo que el cerebro de cada persona es una especie de coctelera que absorbe todo lo que ves, lo que lees, lo que oyes, lo que sientes, lo que haces, lo que no haces, tus conversaciones, tus miedos, tus aspiraciones, tus ideales, tus decepciones, tus experiencias, tus alimentos, tus bebidas, tus juergas, tu sexo, tus relaciones, tus amigos, tus enemigos, tus enfados, tus alegrías.

En resumen TU VIDA, todo ello, consciente o inconscientemente creo que se va mezclando en la coctelera de tu cerebro, y lo sirves materializado en cada obra que realizas (por lo menos en mi caso es así).

Es el reflejo de una parte muy profunda de ti, casi como un “hijo”.

Ahí reside la gran importancia que le doy a cada obra. Es parte de ti y cada vez que alguien la ve, creo que es como si tu estuvieras ahí, creo que siempre habla por ti.

Son objetos que antes no existían, ahora están ahí, es algo tuyo y nadie más en el mundo lo tiene, es irrepetible. Son algo que hace tan sólo un rato únicamente podías ver tu, una imagen que sólo estaba dentro de tu cabeza, dentro de tu cerebro. Cuando lo realizas materialmente y ves que lo que ven tus ojos es lo que veía tu cerebro y lo que antes sólo veías tu ya lo puedes compartir con los demás, para mi es algo enormemente valioso.

Mis creaciones las considero como algo muy cercano a la música, algo difícil de expresar con palabras y que básicamente creo que se trata de sentimientos. De vez en cuando oyes alguna canción, ves alguna escena en alguna película, observas un cuadro o lees algo que te produce un sentimiento interior, un escalofrío, te das cuenta que “lo comprendes”.

Esa sensación o vibración es la que me gustaría produjeran mis obras en el que las vea, y que son las que les he transmitido cuando las he creado. Por eso la primera intención que pretendo con cada obra es esa, de forma de expresión y autoreflejo.

Indudablemente, pero de una forma secundaria, también intento que ese resultado sea algo bello, que sea algo armonioso, que cada elemento que lo compone esté relacionado con los demás, lo vacío con lo lleno, una forma con la otra o consigo misma, la forma con el fondo… y que el resultado sea algo equilibrado, una obra coherente, que tenga sentido en sí misma, que se autoexplique, que hable su propio lenguaje (aunque no lo lleguemos a entender), que no necesite ser acompañado de palabras (siempre difíciles de dar).

Estas ideas están referidas a mi intención cuando las creo.

Otro aspecto que me interesa especialmente es el del efecto que producen en cada espectador. Así como creo que cada artista es diferente y por eso su obra tiene que ser forzosamente única, también cada espectador es único y su reacción ante la obra es algo propio y que refleja cómo es.

Ante una misma obra hay gente que le parece detestable, a unos les espanta, a otros les gusta, a unos les deja indiferente, hay quien la entiende, quien no la entiende, quien la valora, quien la desprecia, quien dice que eso lo hace su hijo…

Unos dicen ver hormigas, otros gafas o planos de edificios, otros simplemente nada. A unos les recuerdan sentimientos o emociones, otros se fijan en los materiales y sus texturas… todas esas diferentes reacciones ante un mismo objeto creo que realmente dicen mucho de cómo es cada uno y de su manera de pensar, ni mejor ni peor, tan sólo diferente.

Me gustaría acabar con una frase de Shih T´ao que me encanta y pienso que resume todo esto en una simple frase:

Yo hablo con mis manos, tu escuchas con tus ojos

Desarrollado por www.biancoweb.com

Este web y sus imagenes pertenecen © 2012 NachoLascaray. Todos los derechos reservados.